Dióxido de cloro contra Coronavirus: un enfoque revolucionario, sencillo y eficaz

El dióxido de cloro (ClO 2) se ha utilizado desde hace más de 100 años para combatir todo tipo de bacterias, virus y hongos. Actúa como desinfectante, ya que en su modo de acción resulta ser un oxidante. [1#BiologicalEfficacyList ] Se asemeja mucho a la forma en la que actúa nuestro propio cuerpo, por ejemplo en la fagocitosis, donde se utiliza un proceso de oxidación para eliminar todo tipo de patógenos. El dióxido de cloro (ClO 2) es un gas de color amarillento que, hasta la fecha, no está introducido en la farmacopea convencional como principio activo, aunque se utiliza de manera obligatoria para desinfectar y conservar las bolsas de sangre para transfusiones. [2# Alcide studies on blood disinfection] También se usa en la mayoría de las aguas embotelladas aptas para el consumo, puesto que no deja residuos tóxicos; además de ser un gas muy soluble en agua y que evapora a partir de los 11 oC.
La reciente pandemia del coronavirus
Covid-19 demanda soluciones urgentes con
enfoques alternativos. Por ello, el dióxido de
cloro (ClO 2) en solución acuosa a dosis bajas
promete ser una solución ideal, rápida y
efectiva para la eliminación de este virus.
Demasiadas veces ocurre que la solución
está en el camino más simple. El
planteamiento es el siguiente: por un lado
sabemos que los virus son absolutamente
sensibles a la oxidación y por otro, si
funciona en bolsas de sangre humana contra
virus como el HIV y otros patógenos ¿por qué no iba a funcionar orgánicamente contra el coronavirus?
1. El dióxido de cloro elimina los virus a través del proceso de la oxidación selectiva en muy poco tiempo. Lo logra a través de la desnaturalización de las proteínas de la cápside, y posteriormente oxida el material genético del virus, inhabilitándolo.
La aplicación del dióxido de cloro (ClO 2) por vía oral o incluso parenteral es un enfoque totalmente nuevo que ha sido estudiado por Andreas Ludwig Kalcker durante más de trece años con un resultado de tres patentes farmacéuticas para uso parenteral. Puede ser producido por cualquier farmacia como preparación magistral y se ha utilizado en una forma